Blog

Colectivo de Derechos Humanos / Noticias  / Situación de campesinos y poblaciones indígenas en Nicaragua
campesinos Nicaragua - Foto Nayira Valenzuela

Situación de campesinos y poblaciones indígenas en Nicaragua

En el período bajo análisis, las violaciones a derechos humanos hacia la población campesina y población indígena han continuado en Nicaragua, agravando la situación en los municipios y territorios campesinos de la región. Hubo al menos, tres personas asesinadas en distintas condiciones, como son: Edgard Montenegro Centeno y su hijo Yalmar Montenegro Olivas1 quienes fueron asesinados en el municipio de Trojes, departamento de El Paraíso, originarios de Jinotega y refugiados en Honduras debido a las amenazas de muerte y a la persecución política a la que estaban sometidos por la Policía Nacional y las fuerzas paraestatales.

La familia denuncia que el Consulado nicaragüense en dicho país no pretendían autorizar la repatriación de los cadáveres, sin embargo cedieron a petición de las autoridades hondureñas. Tanto la vela como el entierro de ambos campesinos estuvieron bajo vigilancia y hostigamiento constante por parte de fuerzas paraestatales. Cabe resaltar que el día 24 de enero del corriente, el señor Oliver José Montenegro Centeno, hermano de Edgard Montenegro fue asesinado a balazos en su finca ubicada en la comunidad Caño La Cruz, de El Cuá, Jinotega. Asimismo, se reporta el asesinato del abogado Ezequiel Matus González, originario de El Rama, en el Caribe Sur, quien era miembro del partido opositor Ciudadanos por la Libertad de Nicaragua, dejando un saldo total de nueve personas opositoras asesinadas en lo que va del año.

En el municipio de Mulukukú, el día 20 de junio de 2019, el ex alcalde Apolonio Fargas (preso político excarcelado) tomaría posesión de la Alcaldía Municipal a junto a otros miembros del Partido Liberal Constitucionalista, sin embargo agentes policiales de Mulukukú y Siuna se hicieron presente y rodearon dichas instalaciones, impidiendo el acceso del señor Fargas a su despacho, asediándolo constantemente.

Durante el tiempo referido también hubo toma arbitraria de tierras en diferentes poblaciones del territorio nicaragüense. También se conoció de la denuncia donde encapuchados armados se tomaron un segmento de Playa Madera, saqueando y robando negocios particulares.

Las violaciones a los derechos humanos de las poblaciones campesinas e indígenas en Nicaragua han ido en escalada, ya que no se han resumido en el encarcelamiento de líderes campesinos, en la expropiación de sus tierras, sino también en el desplazamiento forzado de miles de campesinos y sus familiares por la persecución política y las amenazas de las que han sido víctimas.

El día 26 de junio, en el Caribe Norte, fueron atacados y heridos gravemente tres líderes comunitarios indígenas en la comunidad de Kamla por no menos de ochenta efectivos paraestatales en presencia de la Policía Nacional, entre los afectados estuvo Marcela Foster, quien sufrió la fractura del brazo izquierdo y perdió su ojo izquierdo.