Repudiamos detención violenta contra monseñor Rolando Álvarez, sacerdotes y laicos

Colectivo de Derechos Humanos / Noticias  / Repudiamos detención violenta contra monseñor Rolando Álvarez, sacerdotes y laicos

El Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más repudia la detención violenta en horas de la madrugada de hoy contra monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, sacerdotes y laicos quienes se encontraban desde hace 15 días bajo un arresto domiciliar ilegal en la curia arzobispal matagalpina.

Una nota policial cínicamente refiere que el “operativo” se dio con el objetivo de “recuperar la normalidad para la ciudadanía y las familias matagalpinas” cuando públicamente se sabe que quienes han infundido terror por órdenes del régimen Ortega Murillo han sido los agentes policiales y antimotines que violentaron los derechos de monseñor Álvarez y sus acompañantes a la libre movilización y a realizar sus labores pastorales.

En total abuso de poder ejecutaron el “operativo” siguiendo su modus operandi: en la oscuridad de la madrugada, encapuchados para no ser reconocidos y mantenerse en la impunidad ante actos que tienen responsabilidades penales, se trata de un allanamiento y detenciones arbitrarias e inconstitucionales pues no cometieron delitos. La persecución sistemática contra sacerdotes, obispos y el pueblo es un crimen de lesa humanidad.

Según la Policía del régimen, monseñor Álvarez se encuentra bajo arresto domiciliar en Managua, cuando su lugar de habitación es en Matagalpa, al igual que las otras ocho personas a quienes las han remitido a las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial, conocidas como el Nuevo Chipote, todo de manera arbitraria e ilegal.

En los últimos meses la persecución contra la iglesia católica se ha incrementado con los cierres de las radios de la Diócesis de Matagalpa, el asedio en contra sacerdotes en diversas partes del país, la detención de tres presbíteros, uno condenado, a otro se le sigue un juicio arbitrario y un tercero detenido bajo investigación por 90 días, además de la intimidación e impedimento que la feligresía acuda a los templos.

Obispos y sacerdotes han sido blancos de ataques desde 2018 cuando fueron golpeados, obligados al exilio como los casos de monseñor Silvio Báez y el padre Edwing Román. Por la sistemática represión la iglesia católica en Nicaragua ha sido víctima de atentados como el ocurrido en la catedral de Managua en 2020.

El Colectivo se solidariza con las personas detenidas arbitrariamente, sus familias y la Iglesia Católica de Nicaragua, exigimos el cese de estas graves violaciones de derechos humanos, en particular la libertad religiosa, que persiguen callar, dar cárcel, exilio o cementerio contra un pueblo que merece libertad, verdad y justicia.

Exigimos muestren a los detenidos y que sus familiares verifiquen cómo se encuentra su situación de integridad física, demandamos el cese de la represión, la derogación de todas las leyes represivas y la libertad de monseñor Álvarez y todas las personas presas políticas en Nicaragua.

Descargue aquí el pronunciamiento

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!