Duelos congelados desde el exilio

Colectivo de Derechos Humanos / Medios  / Duelos congelados desde el exilio

“Vivir el duelo desde el exilio tiene sus propias complicaciones, podríamos hablar de un duelo congelado que al no haber una despedida física se paraliza, es como si yo no estuviera pendiente de todo lo que pasó, como si yo no estuviera consciente de esta pérdida que en mi”, así explica la sicóloga Ruth Quiros, los procesos de duelos cuando se experimenta un exilio forzado.

En Nicaragua durante los últimos cuatro años, por la sistemática represión del régimen Ortega Murillo, miles de nicaragüenses se han visto forzados a salir del país para poner su vida e integridad personal bajo resguardo. Cada historia de exilio es importante visibilizarla para no olvidar las causas que obligaron al destierro y exigir justicia y reparación a quienes abusaron y violentaron.

El podcast “Duelos congelados”, de la Campaña sobre memoria histórica del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, ahonda en el tema de las secuelas y dolores que causan los duelos no resueltos con el objetivo de “sensibilizar a la población sobre la importancia de la verdad en los procesos de memoria histórica”.

Procesos únicos y diversos

El exilio es un duelo porque es una etapa nueva en la vida de adaptación y si encima de eso se pierde algo más como los estudios, el trabajo o a alguien querido, el hecho de no poder ver a hijas o hijos o si fallece un familiar, eso es duro para cualquier persona exiliada.

Existen al menos seis tipos de duelos: El duelo anticipatorio cuando se tiene conciencia que alguien se irá ya sea por separación o muerte; el duelo ausente generalmente en este tipo de duelo se bloquean los sentimientos y se pretende actuar como si no hubiera sucedido y no se quiere hablar del tema, en este caso opera el mecanismo de la negación. También está el duelo crónico que es cuando no logramos superar una pérdida; el duelo retardado que es cuando tratamos de ignorar el dolor, pero pasado un tiempo este emerge con fuerza; el duelo inhibido este es cuando tenemos dificultades para expresar nuestros sentimientos, pasa mucho con la niñez, y por último el duelo desautorizado que se expresa en un rechazo del entorno hacia el dolor que siente una persona y que a la larga en algún momento de nuestra vida hemos desautorizado.

“Vivimos tantos duelos que a veces se nos quedan congelados sobre todo si estamos en el exilio”, reflexiona la sicóloga del Colectivo, Ruth Quiroz.

Por su pate la sicóloga Ana Ara explica que “el duelo en sí es una pérdida, y como toda pérdida tiene un efecto en nuestra emoción y este impacto muchas veces está sobrecogido y rodeado de esta tristeza, sobre todo dolor según como ha sido el vínculo y según como ha podido ser la vida o la despedida el dolor puede ser más llevadero”.

Las especialistas señalan que cada persona es distinta a otra, así como distintas son las reacciones ante el dolor de una pérdida, pues cada vinculo humano es único y no se puede repetir, cada quién vive su duelo a su manera por eso no se puede definir el tiempo en que se puede recuperar, aunque si se hace un proceso de acompañamiento estaría entre los seis meses a un año.

“Hay muchos factores que van a influir en el proceso del duelo, por ejemplo si tuvimos la oportunidad de hacer un preduelo, si existen redes de apoyo que ayuden a reconfortarnos en estos momentos, el tema de la espiritualidad, de la religiosidad, el tema cultural y social van a ser factores asociados a la superación del duelo, entonces cada quien va a vivir un periodo distinto del duelo no podemos poner como un límite de tiempo, pero si tenemos que estar atentos, atentas, a vislumbrar los síntomas que persisten a más de un año para entender cuando este duelo se podría volver patológico”, puntualiza la sicóloga Ruth Quiros.

Ojo con los estados emocionales

Cuando alguien tiene una pérdida como la muerte de alguien querido, las personas pasan por cinco etapas del duelo, o cinco estados emocionales, desde que sabe que alguien murió hasta la aceptación de esa realidad.

Se inicia con la negación de no querer aceptar eso que ocurrió, sigue la ira producida por la frustración de pensar que eso ocurrió y no se pudo hacer nada para evitarlo. Después viene la negociación que permite entender mejor lo que pasó, luego esto aparece el dolor, esta fase está ligada a la depresión y es una de las más fuertes y quizás difícil de asimilar, es una tristeza incontrolable que puede llegar a perdurar por muchísimo tiempo, sino se toma la medida necesaria y por último la aceptación, que es cuando se asimila la pérdida.

La sicóloga Quiros recomienda estar atentos al proceso y cuánto dura pues si es por más de un año es peligroso si presenta ciertos síntomas como: “no poder dormir, la depresión, trastornos alimenticios, aislamiento social, todos esos factores son cosas que tenemos que notar como síntomas”.

Otra recomendación que brinda la sicóloga Quiros es vivir el proceso y darse permiso de sentir las emociones, “una de las principales recomendaciones es dejar aflorar las emociones no evitarlas, el dolor y la rabia tienen que pasar son normales en esta situación de pérdida aquí lo anormal es la situación vivida para lo cual yo no estoy lista, listo, así que vamos a darle permiso a las emociones, hay que darse un tiempo para vivir el duelo”.

Lo complicado de los duelos, cualquiera que este sea, es que nadie se lleva bien con el sufrimiento, no se sabe gestionarlo, desborda y en ocasiones destroza el estado de ánimo, es por ello que buscar apoyo, profesional y de redes de solidaridad, son claves para superarlos.

En el caso del exilio, en la medida que se logre compartir se van conociendo otras historias similares, lo que da sentido de pertenencia y de que no se está solo, por ello la acción social de hacer memoria requiere muchísimo valor e imaginación para vencer la omisión de los hechos y enfrentarlos de manera personal y colectiva, porque si bien no se recuperará el tiempo ni las personas que se fueron, se logra una paz y continuar con los procesos de duelo cuando se obtienen verdad, justicia y reparación.

Conozca más en el podcast: Duelos Congelados

Campaña sobre memoria histórica del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más

¡Olvido nunca más! ¡No hay verdad sin justicia ni memoria sin verdad!

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!